Make your own free website on Tripod.com
Multiplexación por división de longitud de onda

En telecomunicación, la multiplexación por división de longitud de onda (WDM, del inglés Wavelength Division Multiplexing)
es una tecnología que multiplexa varias señales sobre una sola fibra óptica mediante portadoras ópticas de diferente
longitud de onda, usando luz procedente de un láser o un LED.

Este término se refiere a una portadora óptica (descrita típicamente por su longitud de onda) mientras que la
multiplexación por división de frecuencia generalmente se emplea para referirse a una portadora de radiofrecuencia
(descrita habitualmente por su frecuencia). Sin embargo, puesto que la longitud de onda y la frecuencia son inversamente
proporcionales, y la radiofrecuencia y la luz son ambas formas de radiación electromagnética, la distinción resulta un
tanto arbitraria.

El dispositivo que une las señales se conoce como multiplexor mientras que el que las separa es un demultiplexor. Con el
tipo adecuado de fibra puede disponerse un dispositivo que realice ambas funciones a la vez, actuando como un multiplexor
óptico de inserción-extracción.

Los primeros sistemas WDM aparecieron en torno a 1985 y combinaban tan sólo dos señales. Los sistemas modernos pueden
soportar hasta 160 señales y expandir un sistema de fibra de 10 Gb/s hasta una capacidad teórica total de 1,6 Tb/s sobre
un solo par de fibra.